Sobre nosotros

Mundo Detalle nace en 2009, cuando tras su andadura y experiencia en este maravilloso sector, dos jóvenes emprendedores, Carlos y Pilar, deciden aventurarse en el singular mundo de los detalles de boda, bautizo y comunión. Por fin llegó el momento de comenzar esta gran aventura! donde además de marido y mujer ahora compartirían un matrimonio aún más difícil…el matrimonio empresarial!!!

Primero desde su pequeña habitación de casa, que hacía las veces de oficina, almacén y centro logístico, en aquella cuarta planta sin ascensor, donde ellos mismos preparaban y empaquetaban los pedidos con la ilusión de ir avanzando poco a poco.

Así fueron creciendo sus necesidades y llegó el momento de ampliar equipo, ahora éramos tres, que locura! vino Mar, ya tenemos una empleada! También llegó la primera mudanza, ahora sí, esto va en serio…pensamos, y nos mudamos al primer “taller”, así lo llamamos por ponerle algún nombre, un local de 20 m2 donde faltaba mucho espacio, pero sobraba ilusión. Nos fuimos especializando en dar a los detalles un acabado final que marcase la diferencia entre un típico “regalo” de boda y un detalle de boda, dando especial importancia a la personalización y acabado final.

Al tiempo que ampliábamos nuestro catálogo de artículos, también fuimos sumando nuevos integrantes a este joven equipo, llegaron Esther, Javi y Ana, personas con mucha iniciativa y creatividad con las que hemos conseguido estar a la última en todas las novedades para cubrir hasta el más mínimo detalle que puedas necesitar en tu evento, desde una boda, bautizo, comunión a una divertida fiesta de jubilación! Cualquier idea es un reto para nosotros.

Y así llegó el momento de trasladarnos, una vez más y cual Trotamúsicos con todo el equipo, a nuestra actual sede, donde contamos desde 2012 con nuestra tienda y exposición de 200 m2. Diariamente atendemos y asesoramos a nuestros clientes, buscando como fin garantizar la satisfacción total de todos los que depositáis vuestra confianza en nosotros, siempre con nuestra mejor fórmula: ilusión y una gran sonrisa!

Nuestro camino no termina aquí, esto acaba de empezar y seguiremos creando e innovando como el primer día en aquella cuarta planta sin ascensor.